Las relaciones sociales y el involucrarme con las personas cara a cara fue lo que me llevó a creer que vender no solamente es tratar de cerrar lo que sea, cuando sea y como sea. Me hizo dar cuenta, que las cosas pueden ser de otra manera, diferentes, innovadoras y pasionales.

Desde muy chica me involucré con las personas, estudie para maestra jardinera y tuve mis propios jardines, de los chicos aprendí muchísimo. Su inocencia, su mirada sencilla, alegre, crédula e imaginativa. Fueron ellos quienes me ayudaron a ver al mundo de otra manera.

En ese mundo me involucre para tratar de construir algo mejor. Ese mundo al que llamo, “el arte de vender”.

La danza clásica fue otras de mis influencias, de ella aprendí a controlar mi cuerpo y mi cabeza. A diferencia de otras danzas, en el ballet cada paso está codificado, participan invariablemente las manos, brazos, tronco, cabeza, pies y rodillas. Todo el cuerpo en una conjunción simultánea de dinámica muscular y mental que debe expresarse en total armonía de movimientos.

En el afán del involucrarme con las personas, otra de mis pasiones, es ser personal trainner. Tengo varios alumnos a los que, no solo les hago un entrenamiento personalizado para mantener su figura física, sino que soy un apoyo moral y mental muy importante en ellos.

Todos estos caminos me condujeron al mundo del Real Estate, un mundo lleno de codicia, avaricia y egoísmo. En ese mundo me involucre para tratar de construir algo mejor. Ese mundo al que llamo, “el arte de vender”.

Te gustaría saber mas?Consultame para asesorarte de la mejor manera.

ContactameWhatsapp